¿Provincia o Área Metropolitana? Destacado

24 Jun 2017
¿Provincia o Área Metropolitana?

 

A inicios del año pasado, algunos meses luego de la posesión del Doctor Luis Pérez Gutiérrez como Gobernador de Antioquia, dicho gobernante reavivó la polémica que se ha venido dando en el Oriente Antioqueño en torno a la creación de un Área Metropolitana; la discusión es densa por cuanto hay varias instancias regionales las cuales piensan que es más conveniente la figura de Provincia.

Ante la división de criterios y los reparos de algunos mandatarios municipales y de organizaciones sociales, tanto Gobernación como Alcaldía de Rionegro y sus aliados han emitido diversos anuncios manifestando la decisión de avanzar con la implementación del Área Metropolitana, invitando y vinculando a quienes quieran sumarse a la propuesta, para la cual, por supuesto que cuentan con la participación de nuestro municipio; nuestra Administración Municipal ha mostrado disposición con el tema y se está estudiando esa posibilidad.

Como tal, la figura de Provincia está contemplada dentro de la Constitución Nacional de 1991 en su artículo 321, así como en la Ley 1454 de 2011; pero realmente la ley determina aspectos muy generales que no permiten detallar con claridad el alcance, las funciones y los fines de dicha figura asociativa. Es decir, es un tema muy poco desarrollado desde el punto de vista jurídico y práctico. Desde los ejercicios de pensamiento regional que vienen planteando la propuesta de Provincia, la han soñado como un ejercicio organizativo regional que permita integrar los elementos de planeación pero con una mirada más social, de lucha contra la inequidad, de protección y conservación de los recursos naturales, de desarrollo de infraestructura para el desarrollo humano, con una visión un poco más de entorno rural en interacción con los focos urbanos regionales. Podría decirse que la provincia es una figura de asociatividad para los municipios de la región para plantear su desarrollo desde un punto de vista más rural.

Las Áreas Metropolitanas fueron reglamentadas inicialmente en el año 1994 mediante la ley 128,  casi inmediatamente se crearon y empezaron a funcionar varias en nuestro país; posteriormente se actualiza la jurisprudencia siendo regidas por la Ley 1625 de 2013. Dicha figura asociativa está mucho más claramente reglamentada que la provincia y su espíritu podríamos decir que es más urbano; es decir, es una figura organizativa de los municipios de la región para planear conjuntamente su desarrollo, pero con una mirada más fija en los retos que propone la urbanización e industrialización del territorio. Es una figura administrativa que está en jerarquía superior al municipio e inferior al departamento, con autonomía administrativa y presupuesto propio.

Lo que si queda bastante claro es que el municipio, al momento de integrarse al Área Metropolitana, le cede a ésta su autonomía constitucional para definir y orientar el ordenamiento territorial y el uso de suelos, por cuanto la ley 1625 de 2013 determina como una de las funciones del Área Metropolitana “formular y adoptar el Plan Estratégico Metropolitano de Ordenamiento Territorial, el cual será el marco al cual deberán acogerse cada uno de los municipios que conforman el área, al adoptar los planes de ordenamiento territorial”, de la misma manera que ordena la formulación del Plan Integral de Desarrollo Metropolitano como norma de superior jerarquía en lo referido a hechos metropolitanos, entre los cuales están el tema del agua, infraestructura, prestación de servicios públicos y transporte, con lo cual los municipios deben acogerse al mismo a la hora de formular los Planes de Desarrollo Municipales.

Nos preocupa que se delegue la autonomía municipal en estos puntos a una figura asociativa controlada por los municipios del altiplano, quienes a duras penas conocen el nombre de nuestro municipio y piensan que estamos a tres o cuatro horas de distancia, mucho más cuando existen antecedentes claros de la necesidad de dichos municipios por solucionar sus problemas de escasez de agua y por instalar por fuera de sus territorios los sectores de almacenamiento de basuras y las empresas con producción contaminante o tóxica. Hay que analizar muy bien el contexto, de manera que no terminemos entregando lo mejor que tenemos y recibiendo lo peor que nos pueden ofrecer.

De todas maneras hay que decir que son importantes y necesarios los procesos de integración regional, siempre y cuando se respete nuestro legítimo interés por cuidar la integridad territorial y el mejoramiento de la calidad de vida de nuestra comunidad. Debemos analizar profundamente los pros y los contras a la hora de decidir si como municipio vamos a ser parte del Área Metropolitana del Oriente Antioqueño; la discusión apenas inicia y esperamos que se puedan programar discusiones amplias con muchos sectores de la comunidad, de manera que podamos conocer de una manera amplia las implicaciones antes de tomar una decisión final.

DesdeGranada.com. Encuentre aquí todo lo que desea saber sobre Granada, escríbanos con sus comentarios y preguntas aquí y en nuestras redes sociales.

Últimas Revistas

Edición 166

Edición 166

La Viga 92

La Viga 92

La Viga 91

La Viga 91