Guillermo Pichón un mechudo en el capitolio Destacado

02 May 2017
Guillermo Pichón un mechudo en el capitolio

 Por José Carlos Tamayo Giraldo

 Revista Granada

Llegó a Granada  un joven “mechudo”, como desajustado emocionalmente, porque se salía de los moldes tradicionales. Era el gamín del pueblo, el noviero, toma trago; era,  todo lo que uno quiere ser como joven y no lo hace porque le da pena;  pero él lo logró en Granada: Ser el rebelde, el más peludo del pueblo y  andar en chanclas tres puntadas de llantas de carro; ese era Guillermo León Giraldo Gil.

Por las calles de la  Granada a mediados de los 70, deambulaba un joven “mechudo”, como desajustado emocionalmente, porque se salía de los moldes tradicionales: Era el gamín del pueblo, el noviero, toma trago; era,  todo lo que uno quiere ser como joven y no lo hace porque le da pena, pero él lo logró en Granada: Ser el rebelde, el más peludo del pueblo, andar en chanclas tres puntadas de llantas de carro; pero, además, estudiar en el IDEM de Granada para tratar de terminar sus estudios secundarios, ese era Guillermo León Giraldo Gil.

Había llegado de El Peñol, donde estudió la primaria y parte de la secundaria y su papá, Horacio Giraldo, al ser nombrado Alcalde Municipal se radicó en Granada;   desde entonces, él y sus 10 hermanos han sido conocidos como los Pichón de Alcalde, por no decirles, pollos de burgomaestre que suena más feo. Al fin de cuentas, habían llegado al pueblo donde los apodos son un apellido más.

Su nombre y apodo  comenzaron  a conocerse en el colegio y, especialmente, entre los vagos del pueblo: era el revoltoso Guillermo Pichón.

Para acabar de completar su perfil de libre pensador, estuvo administrando el único sitio donde se bailaba en la plaza principal: La Saturno.

Su estadía en Granada fue corta, pues, como él mismo lo define:

“Podría decirse que en Granada disfruté  casi dos  años de los más bien gastados de mi vida. Me enamoré de ese pueblo.”

Personas de este talante son presa fácil de las extremas izquierda o derecha y Guillermo, además, era un personaje que pensaba en lo social:

De hecho, antes de llegar a Granada, fue Pulpitiado o “boletiado” en el Peñol por su comportamiento social libre,  tildándolo de comunista,  y cuando llegó a la casa de su novia a charlar con ella; nadie le quiso abrir; lo había echado porque no querían problemas. Ese rótulo le traería más de un dolor de cabeza al Pichón.

Sir Winston Churchill decía: “Quien a los 18 años no ha sido comunista no tiene corazón

Y, Guillermo se impregnó de esa rebeldía donde, para el joven,   todo es anacrónico y lideró el reinicio del Consejo Estudiantil del colegio, como contrastante  a la institucionalidad de la Granada donde casi nada raro ocurría.

Mas, la frase de Churchill continuaba: “…pero, quien a los 30 lo siga siendo, no tiene cerebro.”  

Y, materia gris sí que tiene Guillermo, quien, no tuvo que llegar a esa edad sino que, casi sin darse cuenta y “sin querer queriendo”, resultó trabajando al lado de la clase política tradicional colombiana, muy distante del socialismo de los años 70’ que tenía sus adeptos, especialmente en estudiantes  universitarios y sindicalistas, pero no en los partidos tradicionales.

EN BOGOTA

De  19 añitos de edad salió de Granada y por intercesión de su papá, un Conservador de tiempo completo, cayó, perdido  como un globo,  en la Plaza de Bolívar en Bogotá, más concretamente en el Capitolio Nacional,  como mensajero.

Luego,  en el mismo cargo, estuvo en el Directorio Nacional Conservador, donde, inclusive, llegó a ser secretario general de la tesorería del Partido de Caro y Cuervo.  Posteriormente, regresó al Capitolio donde estuvo como  mensajero, ascendido: pero de piso: al tercero; Después fue archivero y entró a la universidad.

Cada que podía, iba a Granada, pero necesitaba ganar más plata y trabajó en horas libres con VIGOMEZ,  una empresa importadora propiedad de un comerciante de  Granada.

¡Allí sí me tocó ser cajero: Descargar cajadas de frutas de los camiones!  (Ríe por la broma)

Luego, compraba  saldos y en un triciclo los salía  a vender al menudeo.

VUELVE A GRANADA

Su papá murió y  lo hizo en su ley: en una de las sesiones o reuniones del Concejo Municipal de Granada.

Guillermo, entonces,   aumentó sus visitas a  Granada pensando primero con la cabeza y luego con el corazón,   para conseguir una novia granadina bien seriecita   y la encontró en  una monita muy formalita: Gloria Emilcen Yepes (de la familia de Los Trampas)

Duraron cinco  meses de novios,  se casaron y se fueron a vivir a Bogotá donde tuvieron tres hijos: Camilo Andrés, profesional con maestría, Omar Guillermo ingeniero industrial y Juan Esteban, en proceso como abogado. La tarea es tener la maestría como la tiene el papá, o sea yo.”  -Anota riendo-

Si bien, Guillermo ha estado rodeado de políticos, es raro, pero no ha sido concejal ni diputado y mucho menos senador; de sus andanzas políticas sólo se le puede ver como suplente de la fallecida Representante a la Cámara Villamil Aguilar en 1990, pero duró poco la palomita, porque en el 91 se disolvió el Congreso para dar paso a la Constituyente del año 91 que cambió la Constitución.

No obstante, su constante roce social con ministros y políticos en Bogotá como Secretario General le ha servido para hacer por Granada mucho más de lo que algunos elegidos con votos granadinos han hecho por ella.

Pero su aporte a Granada no se circunscribe sólo a lo político, también desde lo social,  en casos tales como  liderar un grupo de personas que lucharon porque Coogranada, llegara a Bogotá.

¿Cómo fue eso?

Además, de migrante por naturaleza, el granadino tuvo que salir  “echado a las malas” de Granada hace unos 17 años.  Y  muchos líderes silenciados por el miedo a los fusiles en Granada   llegaron al barrio Policarpa en Bogotá;  tal fue el caso de Arturo Gómez Bravo, Octavio Aristizábal.

Pero, no se iban con  Granada solo en su pensamiento, su corazón quedaba allá, para reconstruirla después de la hecatombe y, también lo lograron aunando esfuerzos y poniéndose a disposición de los organizadores de la reconstrucción de su patria chica.  “Los líderes, José Carlos,  son ellos, no  yo.”

“Por eso a Granada la llevo en el alma: porque hay con quién. Cuando no, uno se cansa”-Dice.

¿De dónde y por qué ese espíritu solidario y de amor  para un pueblo que conoció prácticamente  de paso?

Creo que el espíritu solidario sale de la misma familia; una familia de once hijos que   tenían que ayudarse entre ellos, una madre solidaria con sus vecinos  y un papá que, como hombre público, debía darse por entero a los demás. Son principios de la casa.  Cuando uno sirve, la recompensa la tiene uno adentro;  cuando ve la alegría de la gente…ya está pagado.

La vida de Guillermo  en el trabajo como Secretario de la Comisión Primera del Senado  es entrar a las 8 de la mañana y salir a las 10 u 11 de la noche. Se mantiene muy ocupado y lo más sencillo sería decir NO MÁS; pero, cuando llega alguien, sea una sola persona o una comisión desde  Granada, su chip solidario vuelve a encender su espíritu  y de inmediato se pone a disposición para servir: todo porque, como él mismo lo grita; la solidaridad enamora. Yo tengo un amor por Granada, que no tiene límites.

PARA MOSTRAR:

De tanto apoyo que durante más de 30 años ha dado a Granada en todas las administraciones que lo han requerido, extracta sólo las siguientes:

Revivir la Nocturna que estaba a punto de ser cerrada por el Ministerio de Educación.

Desde Acción Social en el año 98, logró que el Estado aportara 8 mil millones de pesos e indemnizara a muchas familias aduciendo que Granada es quien más ha sufrido en Colombia y no había recibido nada.

En la destrucción de Granada en el año 2000,  llevó  al Presidente de entonces, Andrés Pastrana y logró que duplicara o dobletiara  el subsidio de viviendaYo sabía que el presidente debía llegar bondadoso.”

 Hizo los esfuerzos y contactos necesarios para que la antigua CAJA AGRARIA retornara a Granada después de los atentados, para que siguiera prestando sus servicios especialmente al campesinado.

Así, sin citas previas ni protocolos, logré esta charla y me despedí de una persona que se mantiene a la expectativa de lo que Granada requiera, para decir siempre: presente.

 

P.D: El 27 de abril de 2017, Guillermo Giraldo Gil hará parte del  Panel Sobre Seguridad Jurídica con invitados internacionales y el Ministro de Justicia de Colombia.

 

  • Vigomez: Víctor Julio Gómez Hoyos: Esposo de la Doctora Celina Ossa Yepes; para la época, el mayor importador de frutas chilenas; además fue  candidato a la Presidencia de Colombia con su movimiento político Acción Cívica Nacional.

 

 

Medellín, 10 de abril de 2017

DesdeGranada.com. Encuentre aquí todo lo que desea saber sobre Granada, escríbanos con sus comentarios y preguntas aquí y en nuestras redes sociales.

Últimas Revistas

Edición 166

Edición 166

La Viga 92

La Viga 92

La Viga 91

La Viga 91