×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 62


Un Piero que pinta y cuenta chistes.

24 Jul 2015
705 times

En su época de colegio se ganó el apodo que lo sigue acompañando, su nombre de pila pasó a un segundo plano, es conocido como “Piero” gracias al parecido físico con el cantante Argentino, famoso por canciones como: Mi viejo, llegando llegaste, entre otras melodías que hicieron  que su figura se reconociera en cualquier parte del planeta.

John Jairo Berrío recordaba a sus amigos al cantante argentino, no por su voz, si no por su parecido: delgado, cabellera crespa y unas enormes gafas, recreaban al afamado cantante.  En un comienzo era extraño para John Jairo este sobrenombre, no sabía bien a que se referían sus amigos al llamarlo así.  Cuando lo comprendió, su nombre original se convirtió en un bonito recuerdo.

Su infancia la vivió en la ciudad de Medellín, barrio El Poblado, hasta que los abandonó su padre y empezaron un periplo por la ciudad, donde vivieron de la caridad y del rebusque, les tocó ingeniársela para tener algo de comer.  Poco a poco se recuperaron de las adversidades gracias al empuje y tenacidad de su familia.

Una juventud de travesuras marcadas por su espíritu andariego, estuvo en diferentes partes de Colombia, hasta que llegó a Granada en el año 1992, motivado por un amigo que le ofreció administrar una comercializadora de huevos  en la variante.  

Cuando su relato de vida llega a Granda, en su rostro se dibuja una sonrisa, manifiesta enfáticamente: “A Granada le debo todo” el primer lugar que conoció del pueblo fue la heladería El Triángulo, donde empezó a relacionarse con más granadinos, entre copas y copas, fue enamorándose del pueblo, de la amabilidad de su gente.  Rápidamente decidió que Granda sería el lugar para seguir viviendo, le gustó su clima, la amabilidad de sus habitantes, hizo grandes amigos, encontró el amor de su vida con quien se casó y tiene tres hijos.  

Piero pinta, lo hemos conocido realizando diversos murales “la pintura transmite vida” recalca, uno de los trabajos que más recuerda es el logrado en el parque Guillermo Gaviria Correa que invita a realizar acciones de cuidado del medio ambiente.  Cuando está pintando se siente pleno, feliz, es consciente de la responsabilidad que afronta, de expresar mediante dibujos, colores y las diversas técnicas de pintura mensajes de esperanza, alegría o como él lo menciona de transmitir vida.

Su lápiz, pincel y brocha hacen parte de su rutina diaria, al igual que un radio multicolor, es que es una labor riesgosa para su ropa que luce un colorido similar al del radio, ni sus gafas se escapan.

Su otra pasión es el deporte, el juego del pimpón y el fútbol han sido sus hobbies preferidos. Recuerda los partidos de fútbol en el Carmelo, donde conoció a muchos de lo que son sus grandes amigos: Caliche “perilla”, Alirio “Oración”, Uber “Tatus” entre otros gomosos de fútbol que se convocaban para jugar, a manera de anécdota recuerda que siempre llevaba a los partidos bocadillo, como energizante, fue todo un éxito su aperitivo, cuando le cogieron confianza no le alcanzaba con una barra para compartir con sus amigos.  

A diario no le falta su cigarrillo que lo mata lentamente, afortunadamente no tiene afán de morir, un tinto con Piero es acompañado por un trago de aguardiente, nunca lo he visto borracho, pero su aguardiente diario no le falta.  Su buen humor es una de sus características, al conversar con él, un chiste es inevitable, bien sea de manera espontánea o por solicitud de sus amigos.

Somos la ventana abierta de Granada para el mundo
Encuentre aquí información sobre nuestro municipio