Hugo de Jesús Tamayo Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Mónica Hoyos Giraldo siempre se ve sonriente. Al abrir la puerta camina adelante y sube las escaleras de madera como de afán; pero cada dos o tres escalones hace un pare, mira hacia atrás y dice: siga por aquí, señor. Su pieza está al fondo, después de llegar al segundo piso y recorrer el largo corredor de la añeja vivienda. Inmediatamente entra en ella, mira para todas partes. Observa y muestra cuando tenía tres, cuatro y cinco años. También señala las fotos de los grados de jardín y bachillerato, con sus compañeros. Después se detiene en otras donde está con toda, o mejor dicho, la que era toda su familia. Su pequeña habitación es una llama viva: las paredes blancas son ocupadas por recuadros de colores alrededor de las fotografías, que prácticamente las alumbran. Además, hay cartulinas color fucsia con frases alusivas al amor y a la vida. Luego detiene su mirada en un álbum con más fotos; lo toma y se sienta en la cama, que tiene un tendido rojo con rayas amarillas y un gran peluche sobre la almohada.

Página 1 de 126